Materiales para el suelo de un baño

shutterstock_745420996 (1)

El diseño del baño para una casa debe ser práctico y funcional. El diseño del baño alberga muchos aspectos, pero uno de los más importantes es la elección del suelo. 

Por ello, hay que fijarse en todos los aspectos que determinan la necesidad de cada tipo de suelo, tanto estética como funcionalidad. Como explican los profesionales de PRIburgos, empresa de reformas con una amplia trayectoria profesional, ampliamente demostrada, “se deben crear espacios no solo visuales, sino también funcionales y acogedores”. 

Destacar que existen muchos tipos de materiales para el suelo del baño. A continuación contamos cuáles son algunos de los más populares. 

  • Cerámica y porcelana:

Ambos materiales son de las opciones más escogidas para baños. Los motivos son varios: durabilidad, aguante frente al agua, variedad y fácil mantenimiento. 

  • Vinilo:

El vinilo para el suelo del baño es un material económico. Es muy empleado por este motivo, pero también por su versatilidad. Está disponible en muchos estilos, que imitan madera o cerámica. 

  • Mármol:

El mármol es uno de los materiales más enfocados a la estética. Ofrecen elegancia. Tiene patrones característicos y un acabado perfecto. Es un tipo de material que requiere mucho mantenimiento si se quiere conservar durante mucho tiempo su aspecto y belleza. 

  • Piedra natural:

El suelo para baño de piedra natural es creado con piedras como el granito. Es una elección que nunca pasa de moda por su estética y durabilidad. Entre sus características se encuentran la capacidad de retención del calor y resistencia al agua. A diferencia de los otros mencionados, tiene un precio más elevado. 

  • Baldosas de mosaico:

Las baldosas de mosaico son un tipo de suelo que destaca por su tamaño. Son conocidas por la creatividad que permite, se pueden unir por gusto dando un toque distintivo. Son baldosas resistentes al agua y versátiles. 

Materiales naturales en el suelo del baño

La popularidad de los materiales naturales para el suelo del baño ha crecido. La madera, la cerámica y la piedra son tres materiales que tienen sus características propias y que ofrecen personalidad a su elección para el pavimento del baño.

Madera:

La madera es un material intemporal, es decir, que no tiene una validez en el tiempo concreto. Es un material que aporta, entre muchas cosas, calidez al espacio. Es un material que si es elegido para el suelo de un baño tiene que contar con características específicas. Ya que es necesario que aguante la humedad y el agua. Hay que conocer que existen versiones de madera que es tratada para poder usarse en el baño. Por ejemplo, la madera de iroko

Es un material cálido que ofrece una sensación acogedora y es versátil. Se adapta a cualquier estilo de baño, pero necesita un cuidado meticuloso. 

Piedra:

Una de las elecciones más tradicionales es la piedra. A la vez que práctica, es uno de los materiales que ofrece lujo y durabilidad. Hay muchas piedras que se pueden emplear para el suelo del baño. Entre ellas, el travertino, pizarra, granito o mármol. Cualquiera de ellas está disponible en una amplia variedad de colores y patrones. Ofreciendo personalización y resistencia. 

En este caso, la piedra tiene características exclusivas. Es un material que aporta elegancia y sofisticación. Es duradero. Necesariamente resistente al agua y a los arañazos para poder instalarlo en un baño, con lo que ello implica. La diversidad de tipos de piedra permite adaptarlo a una gran diversidad de estilos.

Hay que tener en cuenta que este material, concretamente algunas piedras, por sus características implican un sellado y mantenimiento especial para garantizar su efectividad. Así como que no todos los productos de limpieza se pueden emplear, Algunos pueden dañar la superficie. 

Cerámica:

La cerámica es un material clásico. Muy típico para el suelo de un baño. Entre los motivos, su versatilidad a diferentes estilos y su durabilidad.  Además, destacar que son resistentes al agua, fáciles de limpiar y asequibles, es decir, se puede encontrar por un precio asequible. 

Es fácil de limpiar y resistente al agua y al uso. Con esto queremos decir que es una opción práctica para aquellos baños ya sea de hogar o de otros espacios que tienen un alto tráfico de personas.  

Al elegir este material hay que considerar aspectos clave como que se trata de un material frío. Por ello, se suele emplear con suelos radiantes. No obstante, es una elección personal. 

Materiales sintéticos en el suelo del baño

Otras opciones prácticas para el suelo del baño, a la vez que asequibles y atractivas visualmente son los materiales sintéticos, que aportan un toque de modernidad.

Vinilo:

El suelo de vinilo es quizás, el suelo más empleado dentro de los materiales sintéticos para instalar en baños. 

El vinilo es un material resistente al agua, lo que lo hace apto para el baño. Está disponible en diferentes estilos, algunos de ellos imitando a otros materiales como la madera. Además, por cómo están diseñados aporta suavidad y aislamiento térmico. 

Hay que considerar que es duradero pero menos resistente a arañazos como otros materiales. Se puede elegir como elemento sostenible. 

Láminas de plástico:

Las láminas de plástico son una buena elección principalmente por dos motivos. El primero de ellos, necesario, es su durabilidad. El segundo, más distintivo, es económico. Su instalación es sencilla y resistente al agua. Por ello, son de las opciones más populares para quienes necesitan un suelo para baño económico y con necesidad de bajo mantenimiento.  

Como características de las láminas de plástico se pueden señalar, en primer lugar, la asequibilidad. Son económicas y por tanto, asequibles para un número mayor de personas. Es fácil y rápido de instalar. No requiere mucho tiempo. Además, están en diferentes estilos, de colores y patrones. 

Aunque es un suelo resistente, la superficie de las láminas de plástico puede ser susceptible a arañazos. Por lo que hay que tener especial cuidado con algunos objetos.  por lo que se deben evitar objetos afilados. Es duradero, aunque para garantizar hay que tener en cuenta la frecuencia de uso y el cuidado que se le da. 

Mosaico:

El mosaico sintético está disponible en distintas formas. Las más empleadas son en forma de baldosa o en láminas preinstaladas. Está compuesto por pequeñas piezas de diversos materiales, como cerámica, vidrio o porcelana. Se colocan en patrones específicos o a gusto del cliente. Es un tipo de suelo creativo. 

 El mosaico permite la creación de patrones y diseños personalizados. Por lo que es un tipo de suelo único, que nadie más va a tener. Es duradero ya que está creado con materiales que lo son, como el vidrio y la cerámica. Si se instala correctamente es resistente al agua y además, fácil de limpiar y mantener. 

Por ello, es necesario que se instale a manos de profesionales. Es la forma de garantizar que está correcto. Son un tipo de suelo más duro que en muchos casos, se emplea con alfombras y suelos radiantes. Aunque es elección personal. 

Materiales especiales para el suelo del baño

Otra clasificación que podemos hacer sobre los materiales son los especiales. Dentro de ellos incluimos dos tipos: radiantes y antideslizantes. 

Suelos radiantes:

Con el tiempo y los nuevos estilos y necesidades, el suelo radiante ha ganado popularidad. Es cómodo y eficiente energéticamente. Son un tipo de suelo que bajo él tiene cables y tuberías de agua caliente. De esta manera se genera calor. Son suelos que ofrecen comodidad para estar en calor durante el invierno. 

Por ello, uno de sus principales beneficios es el confort térmico. Ofrecen calor y por tanto, elimina la sensación de frío. Al calentar el suelo directamente, los suelos radiantes suelen ser más eficientes energéticamente.

No obstante, hay que valorar que por sus características son suelos que tienen un precio alto, pero que su confort justifica su coste. Aunque esto es un valor que debe considerarse antes de su elección. Además, hay que tener en cuenta el tipo de material. Por ejemplo, la madera es más sensible a cambios de temperatura, y por ello, hay que elegir materiales compatibles. 

Suelos antideslizantes:

Son suelos cuyo principal beneficio es su alta seguridad. Son perfectos para baños concurridos y para donde hay una mayor humedad, ya que evita caídas y golpes. Tienen una amplia variedad de material y estilo.  Favoreciendo así la personalización del diseño del baño.

Para su elección hay que considerar que algunos suelos antideslizantes requieren métodos de limpieza específicos para su durabilidad en óptimas condiciones. Algunos tipos son más ásperos bajo los pies. Por lo que hay que valorar la seguridad y comodidad. 

Consejos para elegir el material del suelo del baño

Elegir el material para el suelo del baño es importante y por ello, estos son algunos consejos que se recomiendan seguir: 

  • Priorizar en aquellos materiales que sean más resistentes al agua. Por ejemplo, la cerámica, el vinilo o las láminas de plástico. 
  • Optar por materiales que puedan ser resistentes al uso como la cerámica, piedra natural o mosaico sintético. 
  • Facilidad de mantenimiento del material. Son la mejor opción aquellos que son fáciles de limpiar y mantener. Quizás los suelos de vinilo y cerámica.
  • Establecer un presupuesto claro para el proyecto y en consecuencia, buscar materiales que se ajusten a él. 
  • Considerar la dificultad para su instalación y la posibilidad de contratar profesionales para realizar el trabajo.
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest