Mercer Sevilla: una apuesta por grandes ventanales y luz solar

Mercer Sevilla: una apuesta por grandes ventanales y luz solar

La luz solar es probablemente uno de los mayores regalos que nos brinda la naturaleza. Con excepción del verano, estación del año en que los rayos del Sol pueden ser perjudiciales para nuestra salud, a la mayoría de las personas les gusta bañarse en dicha luz. Ese calorcito que aportan en verano es indescriptible y la sensación de poder desprenderse del abrigo en primavera bajo  el Sol también despierta buenas vibraciones.

El Sol es imprescindible en la vida de la Tierra y también en las nuestras. En los países escandinavos, en los que durante muchos meses del año apenas vislumbran la estrella solar, existen muchos casos de esclerosis múltiple, una enfermedad que se desarrolla, entre otras cosas, como consecuencia de la falta de contacto con el Sol. De ahí que en España, un país en el que por fortuna contamos con la presencia del astro durante muchas horas al día, tengamos que aprovechar esa ventaja.

Aprovecharlo no solo saliendo de casa, sino también desde nuestro propio hogar o desde el interior de cualquier edificio. En esa actividad tienen una importancia primordial las ventanas de la vivienda, del local o del inmueble en el que nos encontremos. Ellas son las responsables de bañar de luz el interior y de que, por tanto, podamos disfrutar del Sol sin necesidad de salir al exterior.

Cuando viajamos a otra ciudad o país, nuestras pretensiones son exactamente las mismas. Normalmente son preferibles a la hora de instalarse aquellos lugares que cuenten con una buena iluminación natural, ya sean albergues, pisos u hoteles. Nuestro país vive mucho  del clima que le sobrevuela y por tanto todos esos inmuebles que se venden o alquilan tratan de aprovechar lo mejor posible esa ventaja mediante la instalación de grandes ventanales.

Sevilla, el lugar más indicado

La ciudad hispalense es una de las que mejor relación guarda con el Sol en toda la Península Ibérica. Aunque bien es cierto que en verano el calor caracteriza buena parte de las horas del día, ahora que llega el otoño la ciudad se convierte en un auténtico espectáculo de luz y color a una temperatura templada.

Es, por tanto, un gran momento para visitar Sevilla. ¿El lugar más indicado para hacerlo? Sin lugar a dudas, el Mercer Sevilla, un hotel de lujo en el que no solo se dispone de un servicio de primerísimo nivel sino que, además, se puede disfrutar de la luz del Sol desde nuestra propia habitación. La estupenda ubicación del hotel y los grandes ventanales que posee hacen posible que la luz sea una constante en nuestra estancia. Se trata de la mejor alternativa para disfrutar de unos días en septiembre.

La excepcionalidad del lugar y el clima favorecerán que la visita sea inolvidable. El hotel tiene una estupenda iluminación natural. Todas sus estancias cuentan con luz del exterior gracias a unas ventanas diseñadas exclusivamente para el lugar y cuyo tamaño es francamente considerable. La palabra “comodidad” estaba escrita en la mente de todos los profesionales del hotel y por ello se decidió apostar por un modelo de hotel como tal.

Por otro lado, hay quien se preocupa en lugares donde la ventana ocupa un gran espacio. Especialmente a causa del ruido procedente del exterior que puede dejar entrar el cristal. En este caso no existe problema con Mercer Sevilla. Y es que los cristales de sus ventanas son lo suficientemente gruesos como para no dejar entrar ninguno de esos ruidos. El hotel, desde luego, no presume de ser un lugar cómodo porque sí. Todo está pensado y preparado para que disfrutes de la estancia.

No cabe duda de que así será. A tu disposición estará un servicio eficiente, un restaurante de primera calidad y una ubicación privilegiada para que estés en cualquier lugar de Sevilla en pocos minutos. Garantía de disfrute.