La importancia de tener un manitas en casa

La importancia de tener un manitas en casa

Vivo en un pueblo de Castilla la Mancha y con frecuencia suelo andar bastante con mi todoterreno, un Jeep Cherokee Limited de 1991. A pesar de los años, sigue portándose como un campeón y no tengo motivos, ni ganas de cambiarlo.

El caso es que en una de las rutas de fin de semana que hice fui a adelantar a un camión que llevaba maquinaria de un pueblo cercano al mío, con tan mala fortuna de que saltaron unas piedras al vidrio de coche.  Un estropicio grande que me suponía el tener que cambiarlo.

Esperé al lunes y el taller donde me pusieron el vidrio nuevo me comentó que debía cambiar los elevalunas traseros del Jeep, pues cerraban muy mal y era peligroso dejarlos así. Le agradecí el contármelo y me puse manos a la obra.

Soy bastante manitas y mi intención era arreglarlo yo mismo, pero necesitaba eso sí, los elevalunas originales. Busqué por internet alguna empresa que pudiera enviarme los elevalunas traseros y di con esta empresa de recambios de coches online que afortunadamente tenían los elevalunas que necesitaba.

No había comprado nunca por Internet, pero fue francamente sencillo, ya que te guían bien cómo hacerlo. En pocos días tenía los elevalunas, todo perfectamente embalado y precintado, más quisieran muchas tiendas darte así los productos.

La instalación, un punto a considerar

El caso es que ahora quedaba lo más complicado, que era instalarlos. En el pasado fui capaz de poner los dos elevalunas eléctricos delanteros de mi Renault Safrane, por lo que pensaba que no daría más problemas. El sistema no es que sea muy diferente, pero sí que lógicamente cambian las piezas y me dio algo más de problemas.

Estuve liadillo con el tema buena parte del fin de semana, algo que no me importaba, ya que es un hobby la mecánica y la instalación en general. Si vieseis como tengo el garaje de mi finca os daríais cuenta lo que me gusta trastear en general.

Es curioso como Internet cada vez se ha adentrado más en nuestras vidas. A los que vivimos en el medio rural nos ha facilitado la vida, ya que no hace muchos años, si te ocurría algo así en un modelo de una marca no común como pueda ser la misma Renault, Seat o Citroën, tenías que ir a Madrid a buscar los recambios.

Ahora es tan fácil como entrar en una página, buscar lo que necesitas, pedirlo y te lo llevan a casa, no hay que ir ni a correos. Son de esos avances, que ya no damos importancia, pero que realmente te facilitan mucho la vida.

De hecho, después de esta grata experiencia, gracias a lo cual ya tengo los elevalunas traseros nuevos, me he animado a pedirles más golosinas para mi Jeep. Ya que quiero mejorar el confort en general del coche y su seguridad.

Frenos nuevos y amortiguadores, que hacen que el Jeep parezca rejuvenecido. Todo me ha vuelto a llegar perfectamente, ahora queda echarle horas de mi taller artesanal. Como ya dije antes, soy un manitas, pero creo de verdad que, si te gustan los coches y tienes unos mínimos conocimientos, puedes también ir creciendo y arreglar ciertas partes de tu coche.

Os recomiendo pues, si controláis del tema recurrir a estas tiendas de recambios online, te lo ponen fácil y en nada puedes contar con tus recambios para instalarlos. Te ahorras un buen dinero y si encima te gusta trastear lo vas a disfrutar.

Puedes reparar tu coche sea el modelo que sea

De esta manera, incluso aunque tengáis un coche poco común, puedes repararlo. Lo que sí es más complicado es reparar actualmente los modelos nuevos, ya que parece que es casi imposible acceder al menos al motor. Si hablamos ya de los componentes electrónicos eso ya sí que es imposible y en la mayor parte de los casos hay que ir al taller oficial, que son los que tienen máquinas especiales para testar el coche y el fallo que tenga.

Así que ya sabéis, para cosas mecánicas donde no haya mucha electrónica, tenéis una estupenda alternativa que hará que os ahorréis un pico y es que el comercio electrónico parece haber venido para ayudarnos a que las reparaciones sean más económicas para los consumidores. ¡Suerte en vuestras reparaciones!