23 Julio, 2013

Los cascos de las piscinas suelen causar grandes problemas de mantenimiento una vez que presentan grietas o fisuras pero la empresa española DTP dice tener la solución.

Durante muchos años, la rotura de las paredes de las piscinas era el principal problema que estas construcciones exteriorizaban como consecuencia del uso de materiales débiles en el momento de su instalación. Por ello, la compañía especializada en venta de piscinas DTP ha desarrollado un efectivo revestimiento hecho con PRFV, es decir, Poliéster Reforzado con Fibra de Vidrio. De este modo, las clásicas fisuras de los cascos de las piscinas se ven totalmente mermadas al contar en su haber con el potente poder adhesivo del PRFV.

Debido a la especialidad del material y a la confianza que la empresa deposita en sus proyectos, ofrece a sus clientes cinco años de garantía. Pero, además,  y con el fin de facilitar el acceso al disfrute de las piscinas de poliéster, ayuda a financiarlas durante incluso cinco años. Al mismo tiempo, DTP asegura a sus usuarios la mayor profesionalidad en el trato al cliente y  en la instalación de la piscina, la cual tardará un máximo de cuatro días.

Sigue leyendo