Apuesta por el reciclaje para un mundo mejor

Apuesta por el reciclaje para un mundo mejor

Tenemos que empezar a concienciarnos de que por mucho de que este planeta dure en condiciones por lo que nos queda de vida, luego vendrán muchos otros detrás, incluidos nuestros descendientes, y deberíamos dejarles un mundo mejor o, en el peor de los casos, al menos igual. Y ahora mismo no lo estamos haciendo bien, ya que las noticias que nos llegan hablan de crecidas del nivel del mar, de contaminación en grandes ciudades como Madrid… O incluso lo podemos ver en las temperaturas, porque el mayor ejemplo lo hemos tenido este año con este invierno tan tardío y atípico. Pues bien, yo me estoy poniendo manos a la obra y quiero daros consejos a vosotros para que sigáis rutinas muy simples con las que poner vuestro granito de arena. Cosas del todo sencillas. Hace muchos compré unos cordeles para la ropa en Cuerdas Valero, que salen muy buenos, y todavía ahora, que comienzan a desgastarse y los he tenido que sustituir, les voy a encontrar una segunda vida, bien para que mis hijos jueguen con ellos y se fabriquen sus propios juguetes, o para atar las bolsas de los congelados en lugar de usar celofán.

Otra de las mayores estupideces del mundo me parece la de la compra de agua embotellada, o lo que es peor, rellenar las botellas de plástico. Además, no sé si lo habéis oído ya alguna vez, pero el plástico con el tiempo pierde propiedades y guardar el agua en botellas rellenadas no lo convierte para nada en algo saludable. ¿Qué cuesta tener una jarra de cristal en la nevera que podamos rellenar con agua del grifo en las ciudades donde esta tiene mucha calidad y es potable? Es incluso mejor para nuestra salud que beber de una botella rellenada varias veces, es una gran forma de no usar plásticos que luego tardan muchísimos años en desintegrarse. Mientras la jarra no se rompa, no tendremos necesidad alguna de sustituirla, mientras que las botellas sí las cambiamos, aunque tardemos mucho tiempo.

Os diré más. Hay muchas personas que se llevan al trabajo una botella de agua cada día para beberla allí, o que se la compran en las máquinas de vending del lugar para luego tirarla. Pues bien, existen termos que se pueden rellenar y donde nos podemos llevar el agua desde casa. Incluso, muchas empresas tienen sus propias fuentes de agua para que sus empleados beban.

Y hablando de esto, se me ocurre otro gesto. Estas fuentes de agua normalmente tienen vasitos de plástico al lado que los cogemos como si fueran de un solo uso. Esto está bien si recibimos a algún invitado en la empresa y queremos ofrecerle un vaso de agua, pero para aquellos que vamos todos los días ¿no es más práctico que tengamos nuestro propio vaso de cristal o una taza que lavemos después y usemos siempre en lugar de mandar más plástico al medio ambiente?

Otros gestos muy sencillos y fáciles de cumplir los podemos tener a la hora de ir al supermercado. A no ser que nos pille en un momento que no contábamos con tener que ir y estamos en la calle, normalmente ya vamos desde casa a comprar, así que solo tenemos que mostrar algo de memoria y en lugar de comprar unas bolsas de plástico en el súper para traernos lo adquirido podemos llevarlas de tela desde nuestra casa y reutilizarlas. Es más, muchas de estas bolsas tienen un sistema para doblarlas y cerrarlas con un botón de forma que no ocupen nada y las podamos tener siempre en el bolso, algo muy práctico para las mujeres, que solemos cargarnos como mulas muchas veces llevando cosas que luego nos damos cuenta que son todo por si acasos, que nunca usamos, mientras que al súper al menos vamos una vez a la semana. Y si realmente no queda más remedio y tenemos que comprar allí una bolsa de plástico, estaría genial usarla luego como recambio para el cubo de la basura, en lugar de tirarla directamente porque no sabemos qué hacer con ella. En internet encontraréis un montón de tutoriales explicándoos cómo doblar las bolsas de plástico para que no ocupen nada y poder guardarlas dentro de un cajón. Y si en lugar de en el medio ambiente queréis ser egoístas y pensar en vuestras articulaciones, en vuestra espalda o en lo muy perezosos que sois, compraos un carrito, que no usaréis plásticos y encima tiene ruedas para traerlo todo a casa de manera más sencilla.

nythntynreducida